Antonio Cosmen: el triunfo de lo sencillo

Begoña A. Novillo11/09/2020
Compartir

La Cruz Blanca de Vallecas es como llegar a casa: un placer para los sentidos, un deleite para el alma al alcance de todos.” Antonio tiene razón, en la Cruz Blanca de Vallecas te hacen sentir como en casa.

La Cruz Blanca de Vallecas ha acaparado muchos artículos en prensa gracias el éxito cosechado con su famoso y premiado Cocido (en 2008, fue galardonado por el “Club de Amigos del Cocido”, como el mejor cocido de España con 9,03 puntos sobre un total de 10). Pero si el cocido es de nota, su sabrosa fabada también tuvo su reconocimiento en el 2016 con el premio a la "Mejor fabada" en la II Ruta de la Fabada de Madrid. Son muchos los reconocimiento que Antonio ha recibido y que incluyen el Premio Alimentos de España 2016 y el Premio Nacional de Hostelería 2015, pero a Cosmen el éxito no se le ha subido a la cabeza. Su trayectoria es firme y constante, y su triunfo es fruto de ese ímpetu y del cariño que deposita en cada una de sus creaciones.

Famosos, políticos y hasta el rey emérito, han pasado por esta casa en la que la sencillez y el saber hacer son sus estandartes más preciados. El chef siempre ha querido llevar la cocina española a un terreno más internacional y, este año ha conseguido la entrada en la Guía Repsol 2020.

Pero La Cruz Blanca de Vallecas no es solo conocida por su emblemático cocido. A día de hoy, el Conejo al Ajillo -reconocido por la Academia de las Artes Culinarias de Madrid (AACM) con el Primer Premio al Mejor Conejo al Ajillo de la Capital- se ha hecho con un hueco en su carta. Antonio Cosmen, escoge personalmente las piezas, cuyo peso ideal es de aproximadamente un kilo. Insiste en su limpieza y, por supuesto, en el corte. Para su elaboración, se fríe en aceite de oliva con un par de dientes de ajo. Parte del mismo se utilizará para elaborar una salsa con vinagre o limón y vino blanco, dónde se terminará de cocinar, con una hoja de laurel. El acompañamiento del plato lo hace todavía más especial dada su frescura y ligereza: la lechuga viva. La fuente, una pieza entera de aproximadamente un kilo, tiene un precio de 24€ (2 personas). Según palabras de Antonio: "Cariño, tradición, esmero y la mejor materia prima son clave de nuestro éxito".

El día a día en la Cruz Blanca de Vallecas es de lo más completo: ofrecen desde las ocho de la mañana café y churros recién hechos elaborados en la propia churrería del local. Siguiendo al desayuno, podemos disfrutar del aperitivo de sus patatas fritas preparadas por el propio Antonio con aceite de oliva virgen extra y de su famosa tortilla de patatas. Además, la cocina está abierta hasta la 01:00 AM, por lo que sus clásicas tapas y raciones como los calamares a la romana, las croquetas de la abuela o la oreja a la plancha, están esperándote a mediodía, por la tarde o por la noche, y podrás disfrutarlas en el interior del espacioso local o en su magnífica terraza también elegida como la mejor en 2017 en los Premios Gatoterrazas.

No esperes más y reserva ya en la Cruz Blanca de Vallecas. Disponen de dos turnos: de 13:30 a 15:00 horas y de 15:15 horas en adelante. En la terraza no es necesaria la reserva aunque si es imprescindible para el restaurante.

Calle Carlos Martín Álvarez, 58 28018 Madrid. (Parque “Amós Acero”).

Ambiente “dogfriendly”. Teléfono: +34 91 477 34 38.

Web: cruzblancavallecas.com/nuestra-terraza/