Campo Elíseo: Dos décadas de grandes vinos.

Begoña A. Novillo02/03/2021
Compartir

Campo Elíseo es una de las bodegas de referencia de la Denominación de Origen Toro. Sus tintos elaborados únicamente a partir de la variedad tinta de Toro, cuya primera añada nace en 2001, es decir que ahora cumple veinte años, tienen ya un merecido reconocimiento. Esta uva es una variedad local de tempranillo, propia de esta denominación de origen, y que se caracteriza por producir vinos corpulentos, aunque de gran finura al paladar.

Ahora y tras la reciente adquisición de la totalidad de las acciones de Campo Elíseo, François Lurton presenta la nueva añada de Campo Elíseo Toro, la 2015. Se trata de un monovarietal de tinta de Toro dotado de una marcada personalidad, resultado de la búsqueda de la máxima expresión del terruño y de la uva, mediante el assemblage de los vinos procedentes de viñedos situados en al menos tres zonas diferentes de la denominación de origen.

Las parcelas, en las que únicamente se cultiva la variedad tinta de Toro, se distribuyen en diferentes zonas de la denominación de origen, cada una con sus propias características. Los viñedos están situados a una altitud de entre 620 y 750 metros. Las viñas, con conducción en vaso tradicional, tienen una densidad que varía en función de las parcelas de entre 900 y 1.100 vides por hectárea, con un rendimiento de 20 hectolitros por hectárea. Su edad media es de 50 años.

Los suelos son pobres, pero bien drenados. En este caso el suelo es ferruginoso y arenoso-limoso, rico en calcio y magnesio, con muchos guijarros en la superficie. Piedras amarillas con tonos oxidados de diversos tamaños, depositadas por el río Duero. Las piedras pálidas reflejan los rayos del sol y retienen cierta cantidad de calor por la noche, cuando la temperatura desciende.

Después de un invierno sin incidentes, la primavera llegó con menos lluvia de lo habitual, pero el brote se produjo sin embargo a mediados de abril como es normal. El mes de mayo transcurrió sin heladas, lo que supone el mayor riesgo de disminución de los rendimientos. Las temperaturas superiores a la media en primavera favorecieron la ausencia de enfermedades. La floración se desarrolló sin problemas, pero el verano siguió siendo seco, por lo que en general las uvas eran más pequeñas. La cosecha de 2015 se adelantó ligeramente y cada parcela se vendimió a mano en cajas de 20 kilos con el fin de respetar el ritmo del viñedo y de obtener el grado de madurez perfecto.

Para esta añada 2015 se han seguido dos procesos principales de vinificación. Por un lado, la vinificación integral, que en esta ocasión se ha reducido a la mitad del corte. Aquí y después de la mesa de selección y una vez que la uva llega a la bodega, lasbayas entran en barricas nuevas de roble francés para fermentar. Por otro lado, se realiza una prefermentación o maceración en frío durante cuatro a cinco días a una temperatura de seis grados en piletasde hormigón. Seguido de una fermentación alcohólica tradicional con bombeo para extracción.

Una vez completada la fermentación y después de probar el resultado, se deja que el vino se macere durante aproximadamente tres semanas, para extraer los taninos y obtener una estructura fina. La fermentación maloláctica tiene lugar en barricas de roble francés con levaduras autóctonas.

Posteriormente, la crianza se realiza entre 16 y 18 meses también por parcelas separadas desde el principio hasta el final para respetar el cada estilo de cada terroir. Es decir que cada lote hace su crianza por separado. Por último, el vino se embotella sin filtrar.

El resultado es un tinto de color oscuro intenso y agradable concentración en nariz, con aromas de grosella negra y mora. En boca se nota una gran intensidad, tensión, volumen y acidez. En el final destacan los sabores equilibrados y tostados de grosella y bayas negras, con notas sutiles de chocolate, taninos firmes y un toque granulado.

Se trata de un vino perfecto para acompañar todo tipo de platos de caza y de carnes, como el asado de cordero o la ternera estofada, y postres como el pastel de chocolate.

De venta en tiendas especializadas, su PVP recomendado es de 39,90 €.