Carrasco Ibéricos, una joya de nuestra gastronomía.

Begoña A. Novillo24/06/2022
Compartir

La calidad y exclusividad de Carrasco Ibéricos, es fruto de la excelencia, el mimo y la paciencia que mantienen a lo largo de su proceso de su creación. Durante años han seleccionado diversas estirpes de cerdo ibérico hasta dar con una raza propia y mejorada capaz de transmitir la complejidad y sensaciones de nuestros productos. Los animales se crían en sus propias fincas en libertad, en la dehesa de Extremadura, por ser la mayor concentración de encinas de Europa.

La singularidad de su raza propia y la alimentación con bellotas, aportan un sabor diferente y rico en matices: cerdos saludables, fuertes, resistentes, de talla y peso ideales y con mayor capacidad de infiltración grasa y de fijación de aromas. La curación de los productos tiene lugar en Guijuelo, donde tras un proceso de salazón y lavado, las piezas pasan a los secaderos naturales con ventanales por donde penetra el aire seco de la zona, favoreciendo la fusión natural de la grasa infiltrada y alcanzando una distribución uniforme. Así se mantienen hasta finales del 2º verano, cuando se clasifican por peso y a partir de los 30 meses pasan a bodegas naturales, con una temperatura estable, donde están hasta su expedición.

Este proceso único da como resultado un sabor más dulce, con un punto umami. Más bajo de sal, suave y sutil. Textura untuosa, oleosa, ligera y delicada, que se deshace en la boca. Pleno de aromas, perfumes, matices, que despiertan aromas de la dehesa, pero también a nuez, frutos secos y caramelo. Brillante de apariencia, con una veta delicada de color nuez y tonos cereza.

Poner en la mesa un producto de Carrasco Ibéricos es quedar bien. La tradición, el cariño, el saber hacer, la raza propia, el proceso, todo esto se traslada a cada uno de los productos que vende la marca y llega hasta nuestras casas.

Sin duda, un momento de placer a solas o con la mejor compañía que elijas.

carrascoibericos.com