Celler Mas Doix, Priorat al desnudo.

Begoña A. Novillo25/01/2021
Compartir

Desde 1850 las familias Doix y Llagostera han estado ligadas al mundo de la viticultura. En 1998, juntaron esfuerzos y crearon la Bodega Celler Mas Doix bajo la premisa que desde siempre ha imperado en su vida: elaborar un vino que transmitiera los valores propios de la viña y el terruño característico del Priorat.

Las viñas de la bodega están situadas en costers, en suelos pizarrosos de licorella plantados con cepas con edades que oscilan entre los 70 y los 100 años con bajos rendimientos (400 gr por cepa) y plantadas entre los 350 y los 400 metros de altitud y se benefician de un clima mediterráneo con una gran oscilación térmica entre el día y la noche. Este microclima favorece una maduración más lenta y una vendimia más tardía.

La bodega dispone de 12 hectáreas distribuidas en cinco fincas: Doix, la finca más especial de la bodega, con 3 hectáreas plantadas con garnacha y cariñena de 85 años; Les Crestes, con 3 hectáreas plantadas con garnacha y merlot; Mas de l’Ossó, con 4 hectáreas de garnacha, merlot y syrah; Els Ullastres, de una hectárea plantada con garnacha y La Venteta, una hectárea plantada con cabernet sauvignon. Desde 1999 disponen de 4 hectáreas más de viticultores de la zona, exclusivamente de costers de viñas viejas de garnacha y cariñena.

En su portfolio encontramos numerosas referencias y en este espacio os hablamos de nuestros preferidos:

Salix 2019, es el nuevo vino blanco de la bodega. Los comienzos de este vino datan de 2008 y las botellas desde entonces han sufrido diferentes meses de crianza, barricas de madera, depósitos de acero inoxidable y diferentes porcentajes de cada variedad (garnacha blanca, macabeo y pedro ximénez). En esta añada los porcentajes han sido: 65% de Garnacha Blanca 20% de Macabeo y 15% de Pedro Ximénez. La elaboración ha sido de un 50% de fermentación en barrica y crianza en las mismas de 3 meses y, el otro 50%, se ha fermentado en depósitos de acero inoxidable en contacto con sus lías durante 3 meses.

Murmuri. Y del vino blanco, más novedoso, pasamos al más antiguo de la bodega. En su última edición sufrió las altas temperaturas que hicieron que las plantas comenzaran su fase de crecimiento vegetativo de 2 a 3 semanas antes de lo normal y, este avance del ciclo, combinado con las intensas lluvias primaverales y las altas temperaturas, generó la “tormenta perfecta” para el desarrollo del mildiú. Un verano seco aceleró el proceso de maduración, por lo que la vendimia se inició una semana antes de la hora habitual. La uva resultante ha sido de muy alta calidad.

En este caso la viticultura es ecológica certificada. La cosecha es manual y se realiza manual en cajas de 10 kg. La clasificación de la uva se hace mediante doble tabla de selección y la fermentación se efectúa en depósitos de acero inoxidable con 3 meses de crianza sobre lías.

A la vista apreciamos un color pajizo claro brillante. En nariz sorprende la intensidad aromática y en boca se caracteriza por un fruto primaveral carnoso con huesos (melocotones y nectarinas), pero sobre todo, con una nota que recuerda al fresco hinojo floretino. Un vino mediterráneo sin madera muy agradable.

Les Crestes, es uno de sus tintos más personales y expresivos elaborado en viticultura ecológica, con un 80% cepas de garnacha de 20 años, 10% cepas de cariñena y 10% de cepas de syrah de 15 años; su cosecha se realiza de manera manual y su clasificación de la uva se hace mediante doble tabla de selección. La fermentación de la uva despalillada se efectúa en depósitos de acero inoxidable y por último, descansa 8 meses en barrica de roble francés de dos años.

A la vista observamos un atractivo color púrpura, limpio y brillante, de capa alta y bonita lágrima. En nariz sorprenden aromas intensos; En boca muestra notas de frutos del bosque y frutas rojas, notas de regaliz, especias dulces y ligeros matices tostados que se suman al final. Es afrutado y fresco. De buena entrada, excelente acidez y de final largo y persistente que muestra recuerdos minerales y balsámicos.

En cuanto al maridaje acompaña muy bien con embutidos, civet, pescado azul, estofados, carnes rojas a la parrilla, carnes rojas con salsa, quesos de cabra, goulash de ternera y quesos añejos.

masdoix.com