El Bácaro de Fabio Gasparini, Italia en estado puro.

Begoña A. Novillo21/01/2022
Compartir

Hace años conocí a Fabio en un taller de cocina en el que un montón de amigas de la profesión pasamos una jornada increiblemente divertida. Fabio Gasparini es de esos chefs que atrapan, no solo por su eterna sonrisa sino por su autenticidad.

Sus tradicionales recetas caseras y artesanas y su personalísimo toque, son la clave del éxito de este cocinero que junto a los hermanos Guerrero -al frente del Grupo Mimosa- nos hacen gozar a cada bocado en este nuevo restaurante de Pozuelo.

En este local de colores alegres, la filosofía es la misma que la de su hermano mayor sito en Chamberí, pero encontramos algún que otro cambio como la propuesta variada de entrantes para compartir: Tabla de embutidos y quesos italianos (con mortadela trufada, speck, gorgonzola y pecorino); Burrata con tomates y pesto; Parmigiana de berenjenas; Tartar de vaca con crema de burrata trufada… o el clásico Vitello tonnato (redondo de ternera con salsa de atún, anchoas y alcaparras).

Pero si eres más de pasta, las hay y muy diversas como el Ravioli de brasato (relleno de carne de vacuno guisada al vino tinto) o el Paccheri con gambones y jugo de sus cabezas. Eso sí, se mantiene, como no podía ser de otra manera, su plato estrella: Carbonara originale, con yema de huevo, queso pecorino y guanciale.

En la carta también encontramos sabrosas pinsas (no confundir con las pizzas). De forma ovalada y más ligeras, digestivas y crujientes, admiten infinitas combinaciones y sabores variados y se tornan en una propuesta ideal para disfrutar en compañía.

El toque dulce lo encontramos en su exquisita Tarta de queso o su delicioso Tiramisú y el maridaje tiene claro acento italiano. Pero si eres más de cócteles, en El Bacaro elaboran Aperol Spritz, Negroni y Bellini, los cócteles venecianos por excelencia.

Además de un coqueto local, encontramos dos terrazas fabulosas -una al aire libre y otra cubierta- para satisfacer la demanda, aunque con una premisa, mantener el espíritu de bacaro -las tascas típicas de Venecia-, donde se puede comer o cenar, tomarse un vino, socializar…en definitiva, disfrutar.

Nos vemos en Bacaro.

elbacarodefabio.es