El ritmo de la venganza: un sucedáneo de Nikita, dura de matar.

Máximo Mardomingo Herranz02/03/2020
Compartir
Tras el visionado de la última Película de Reed Morano: El Ritmo de la venganza (Paramount Pictures Spain), me he encontrado con un film sin narrativa argumental.
 
 La evolución que experimenta  la protagonista para convertirse en una arma de matar, es más que increíble: prostituta adicta a la droga por causas personales que se transforma en asesina. El guión de Mark Burnell (autor de la propia novela) hace aguas  lo mires por donde lo mires.
 
La directora vuelve a echar mano de los obsesivos primeros planos sobre el personaje principal, un vehículo cinematográfico que ha usado hasta la saciedad en la premiada serie de HBO 'El Cuento de la criada; Pero abusar de ello cansa al espectador, al crear escenas  en ocasiones, innecesariamente clautrofóbicas. Los momentos de acción en las que participa nuestra protagonista, la mayoría de las veces son inverosímiles. Y, si la única finalidad de la película es entretener al espectador sin más pretensión, la verdad es que lo logra. Pero no hay más donde rascar.
 
Los puntos positivos del film: 
 
1) El desarrollo de la trama. Parte del rodaje ha sido en espacios naturales y ciudades tan emblemáticas y dispares entre sí como Londres, Madrid, Tanger y Nueva York y eso, es de agradecer. 
 
2) La esforzada interpretación de Blake Lively con un personaje sencillamente vacío.
 
En definitiva un film con mucha acción sin sustancia y un sucedáneo del film de culto del Director Francés Luc Besson: Nikita, Dura de Pelar.
 
Se estrenará en los cines el próximo 6 de marzo.