Granbazán, la esencia del Valle del Salnés.

Begoña A. Novillo18/11/2021
Compartir

La Bodega Granbazán nace en 1981 de las manos de un ambicioso proyecto vinícola cuyo objetivo era lograr unos vinos capaces de contener de manera fiable las privilegiadas condiciones climáticas que tenían lugar en aquellas tierras y que daban como resultado un vino Albariño único en el mundo. En aquel entonces, Granbazán protagonizó la revolución agroindustrial más importante de la historia de Galicia. Actualmente es un referente en I+D+I en el campo de la viticultura y enología.

Ubicada en el Valle del Salnés, en pleno corazón de las Rías Baixas (Galicia), la Bodega se sitúa en un precioso edificio neoclásico cubierto de azulejo azul de marcada influencia indiana, orientado al norte, protegido de los calurosos rayos del sur y rodeado de viejos parrales de albariño. Uno de los más bellos châteaux de Galicia, en donde los materiales nobles se funden con el paisaje y la arquitectura está al servicio de la mejor uva.

La plantación de Tremoedo es un referente en la Denominación de Origen Rías Baixas; a tan sólo 3 km de Cambados, es un destino de ensueño para disfrutar el entorno, conocer la viticultura de la zona y degustar la completa gama de los vinos Granbazán. Sus Albariños son el reflejo de un clara apuesta por la calidad desde el viñedo hasta la botella. La gama de vinos Granbazán tiene mucha personalidad.

He aquí mis preferidos:

Granbazán etiqueta ámbar. DO Rías Baixas. 100% Albariño.

Cepas de más de 35 años de edad vendimiadas a mano y una cuidadosa selección de fruta desde el viñedo dan lugar a un vino untuoso de alta intensidad aromática y final persistente. Se realiza un suave despalillado y la maceración se efectúa a baja temperatura. La separación del mosto se hace por gravedad y la fermentación es controlada a baja temperatura y se acomete un descanso mínimo sobre lías finas de 5 meses. El despalillado y maceración se realiza en frío de 6 a 8 horas y la fermentación es controlada en depósito de acero inoxidable. Es embotellado 8 meses después de finalizada la fermentación.

A la vista cautivan sus reflejos brillantes sobre un fondo amarillo pálido; En nariz predominan las notas tropicales como el litchi, fruta de la pasión y la guayaba, enmarcada en el característico perfil cítrico y floral de la variedad. En boca, es una explosión de sabores donde la acidez y la salinidad son los protagonistas.

Maridaje: Comida Thai, pastas con salsas cremosas (Carbonara), pescados azules a la plancha y quesos europeos de retrogusto resistentes, como por ejemplo el Cruiller, Edam o Touza Vella.

Granbazán Limousin. DO Rías Baixas. 100% Albariño

El proyecto de este vino comenzó a finales de los años 80, cuando se empezaron a hacer los primeros experimentos con barricas de roble francés. Durante las últimas cosechas, la técnica se ha ido depurando hasta lograr un vino con un perfecto equilibrio entre madera y fruta. Las uvas, proceden de la parte más alta de la finca de Tremoedo, con muy bajos rendimientos, donde se han hecho podas en verde, deshojado y largas maceraciones de los mostos para incrementar la vida de este vino.

A la vista resulta brillante y de color amarillo pálido. En nariz se presenta muy complejo, con notas a flores blancas, fruta de hueso con recuerdos a albaricoque y aromas procedentes de la delicada crianza: torrefactos, vainilla y ahumados muy sutiles para respetar el aroma varietal. En boca es untuoso, fresco de final seco, con una retronasal muy varietal con toques especiados, muy larga persistencia.

bodegasgranbazan.com