La Taberna de Elia, un templo para los más carnívoros

Begoña A. Novillo24/01/2023
Compartir

Cuando lo que se busca es una buena carne, nada como acercarse a La Taberna de Elia porque probablemente nos estemos sentando en una de las parrillas más cuidadas de Europa, de las más destacadas de España y sin duda, la mejor de Madrid, y es que este templo carnívoro único cuenta con una carta exclusiva de carnes sin parangón que además se elaboran de forma impecable.

Quien quiera comer carne y apreciarla en todo su esplendor, debe ir a La Taberna de Elia. Cata no titubea al decir que tiene la mejor carta de carnes desde hace 10 años de toda Europa, y razón no le falta. Eligen bien el producto, las razas y sus cortes, cuidan la maduración, las asan magistralmente y las sirven en su punto y con profesionalidad. El resultado es una carta inmejorable, de las que hay pocas a nivel mundial, con Ternera de la Sierra de Guadarrama y Ávila, lomo alto de Angus Argentino, Black Angus Prime, Vacuno centroeuropeo con maduración de 40 y 80 días, vacuno mayor nacional, Buey Gallego (o del norte de Portugal), Wagyu Kagoshima Sanuki y Kobe. ¿Quién da más?

Para acompañar el plan carnívoro sirven distintas guarniciones: pimientos en tres versiones -a cuál mejor-, ensalada de lechuga, tomate y cebolla o unas adictivas patatas fritas artesanas. Ha quedado claro que lo de Cata por la carne es amor del bueno… pues lo mismo, y a idéntico nivel, le pasa con los vinos. Por eso, cuidar y enriquecer su bodega es su afición favorita. Tiene etiquetas -más de 300- para todos los gustos y bolsillos, conocidas, desconocidas y con verdaderas joyas. En este terreno, también hay que dejarse asesorar por el alma mater del proyecto.

Por supuesto, antes de hincarle el diente a este apartado carnívoro, nada como disfrutar de alguno de los platos de ‘la otra carta’ de La Taberna de Elia. Más que famosos son su Pisto Elia, el torrezno o el Pintxo de bacalao tempurizado y ahora que el frío aprieta, la Sopa de marisco y pescado resulta muy reconfortante. Terminar el festín con alguno de los postres caseros es imperativo, y aunque la decisión será difícil, el Arroz con leche asturiano es de los que hay que probar al menos una vez en la vida.

Abre los 7 días de la semana -lunes y martes solo en horario de comidas-. En su salón principal -que tiene un semireservado- entran 40 personas; tiene una zona de barra a la que podemos ir simplemente a tomarnos una caña con su adictiva ensaladilla; una terraza acristalada -con el techo articulado y que es una extensión del restaurante – que puede acoger a 50 pax y la exterior, que colocan en verano, a otras tantas personas. El precio medio depende mucho de lo que se coma y se beba, pero puede disfrutarse de un contundente picoteo y comer muy bien desde 30 €.

tabernadeelia.com