Latasia, cocina de mestizaje que nos hace viajar.

Begoña A. Novillo02/11/2022
Compartir

Lo que comenzó como la aventura personal de dos hermanos unidos por su pasión por la cocina clásica española y los viajes —Sergio, con experiencia profesional en Latinoamérica y Roberto,en varios países asiáticos—es hoy, un proyecto consolidado y un referente de los entusiastas de la cocina de fusión en Madrid. O más bien, de mestizaje, como prefieren denominar al estilo que reina en Latasia, un lugar en el que los sabores y técnicas de Perú, Singapur, Filipinas, Malasia, Indonesia y Azerbayán se hermanan con la cocina tradicional —muy relevante en sus carreras— para concebir platos llenos de sabor, en los que la indiferencia es imposible. Latasia afronta el futuro aferrándose a sus raíces y a su forma de entender la gastronomía, pero también abierto a la evolución.

Sergio y Roberto exhiben en Latasia su estilo más personal, viajero. En su carta encontramos platos tan excitantes como el tiradito de lubina (lo curan con alga kombu y se le añade un dressing japo a base de su leche de tigre, yuzu y un alioli de rocoto) o un sabrosísimo solomillo 100 % puro de bellota agridulce y su tallarín saltado, un platillo inspirado en el profundo conocimiento de Sergio de las cocinas peruana y chifa con un delicioso toque ahumado.

Por supuesto, permanecen, inamovibles, recetas que ya son clásicos del local, como su icónica ensaladilla —con bonito escabechado, camarones fritos y tobiko—, la parpatana pibil —corte graso del atún que rebajan con un contrapunto de piña asada y caramelizada—, el costillar o su emblemático kebab de buey anticuchero.

El apartado dulce también cuenta con deliciosas propuestas como la tarta de chocolate cremosa, los mochis de cheesecake o el profiterol, espuma de lucuma y café, entre otros.

La carta de vinos sigue fiel al estilo de Latasia: más de un 70 % de las referencias con las que trabajan son vinos con personalidad, de bodegas pequeñas, junto a otros clásicos que cuentan con gran aceptación.

latasia.es