MANERO, fiebre del sábado noche...o de cualquier día.

Begoña A. Novillo13/08/2021
Compartir

MANERO es la taberna renovada en la que todo funciona. Comida rica, ambiente agradable, decoración top, servicio sobresaliente y apto para todos los bolsillos. Por fin, un refugio neocastizo en el que quedar bien con todos a todas horas, un precioso espacio confortable y relajado en el que comer verdaderamente bien y a precios muy ajustados. 

 

La localización juega también un importante papel. Se encuentra junto al Retiro, en el barrio de Salamanca y a un paso de la Puerta de Alcalá (Claudio Coello, 3). Un espacio “de siempre” con el sabor de las tabernas castizas pero con el twist del glamour clásico. Un bar que es muchos bares. Una vermutería que se mezcla con un espacio clandestino. Una suerte de “boite” que también es bar de copas, tasca a la antigua y lugar de encuentro del moderneo. Un local definitivamente versátil y en el que siempre pasan cosas. 

 

Para empezar, en la entrada, una gran barra en la que se exhiben un arsenal de botellas de vermuts, vinos, cervezas para el copeo… Mientras continúan las restricciones sanitarias, la rodean algunas mesas altas, con todas las medidas vigentes, sobre las que los comensales pueden saborear un aperitivo especial, una comida rápida o una cena improvisada. La barra sirve de nexo conductor con el siguiente espacio, en el que ver cómo los chefs ultiman platos fríos, un ayudante corta embutidos o quesos, se exponen apetecibles frutas y verduras o se hacen ensaladas al momento. Esta zona recuerda sin duda a Manero Alicante, donde la barra opera como un auténtico espacio de showcooking. 

 

Al fondo se “esconde” un clandestino que hace las veces de comedor, donde comer bien sentado y con mayor tranquilidad que en las zonas que lo preceden aunque, cuando cae el día, se transforma en bar de combinados y cócteles con actuaciones musicales, shows en vivo y sesiones de DJ que prometen noches canallas.

 

Platos que siempre apetecen y que están perfectamente ejecutados. Se acabó el tener que peregrinar para tomar una croqueta buena, una ensaladilla de verdad, mariscos de calidad o raciones caseras (albóndigas, tortilla, callos, canelones, cordero, carrillera, bacalao… “a la manera de las abuelas”). Aquí se encuentra todo ello en un mismo espacio sin olvidarse de conservas, embutidos, jamones, canapés, su famoso “bocata de calamares” y quesos seleccionados. No faltan los crudos (ostras, tiraditos, tartares, tatakis…) ni las ensaladas o los platos vegetarianos. ¿Postres? Todo delicioso: la torrija, el milhojas, el flan de queso, el helado de turrón de Jijona, ….

 

Para su aterrizaje en la capital, Manero estrena un especialísimo vermú propio idóneo para acompañar su tapeo, además de los “rolls” con pan de brioche elaborado por John Torres como el de bogavante y cangrejo real que ya se ha convertido en otra estrella más. ¿Lo mejor? Una relación calidad/precio excelente. El ticket medio es de 29€. 

 

La decoración e interiorismo, a cargo de Lázaro Rosa-Violán en comunión con el departamento de Valor Corporativo del Grupo GastroPortal (grupogatroportal.com), dirigido por Carlos Bosch y Raquel Giménez, evoluciona la idea de los bares clásicos y elegantes con una mezcla de aspectos modernistas en la arquitectura, Arts and Crafts en las paredes y Art Nouveau en parte de las barras y mobiliario. Una fusión elegante y chic que hace de Bar Manero Claudio Coello un lugar atractivo para el público local y visitante, un espacio que no dejará a nadie indiferente y que arrasará en Instagram, seguro.

 

Manero cuenta con su propia marca foodie. Carlos Bosch selecciona personalmente productores top con los que trabaja codo a codo para lograr que cada incorporación sea perfecta. Por ejemplo, los vinos Manero, de casi todas las zonas de España, están elaborados junto a grandes enólogos y bodegueros. ¿Algunos nombres propios? Marqués de Riscal, Arzuaga, Casa Castillo (Vino de Finca), Jorge Ordoñez o los espumosos españoles de Pepe Raventós. Incluso cuenta con el champagne Manero elaborado en Avizy por la pequeña bodega Sanger, donde se forman todos los enólogos de champagne. Todos ellos se pueden disfrutar por copas o comprar botellas para llevar a casa. 

 

En el terreno de lo “comestible” realizan sus conservas en Galicia de la mano del experto José Peña. Su jamón ibérico es de bellota, selección de los mejores cerdos ibéricos de Alburquerque y realizado en colaboración con Maldonado. También cuentan con productos mediterráneos y levantinos como el aceite Manero o los turrones Manero (elaborados en la única fábrica artesana que queda en Jijona y de la forma más tradicional). Cada delicatesen tiene una excepcional calidad y el precio más ajustado posible; para continuar la experiencia de Manero y su estilo de vida disfrutón en casa, comprando físicamente en el local o a través de maneroencasa.com. 

 

Vive la "fiebre" en Manero, repetirás.



barmanero.es