Noc Chardonay 2017, un blanco con alma de tinto.

Begoña A. Novillo13/05/2022
Compartir

NOC es una bodega moderna y rompedora ubicada en los Montes de Toledo. Su impulsor es el empresario Carlos Galdón, procedente del sector farmacéutico y de las energías renovables, con una importante conciencia medioambiental y la firme determinación de demostrar que hacer vinos frescos, elegantes, sutiles y de una calidad extraordinaria en una zona cálida como Castilla-La Mancha es posible. Para ello se ha rodeado de un equipo de primer nivel, dirigido por el prestigioso enólogo Ignacio de Miguel, gran defensor del potencial vinícola de la zona.

NOC forma parte de ese 11 % de bodegas en España que controlan al 100 % su propio viñedo. Este cuenta con un total de 37 hectáreas divididas en dos fincas –una situada en Manzaneque y otra en Los Yébenes, a unos 20 minutos de la bodega– que han sido plantadas con las variedades tintas Tempranillo, Syrah, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot y las blancas Chardonnay y Viognier. Varietales que han encontrado en el terruño franco-arcillo-arenoso y en el microclima de Bodegas NOC su hábitat ideal y que dan lugar a una completa gama de vinos que incluye las marcas NOC (NOC Tinto, 100 % Tempranillo, y NOC Blanco, 100 % Chardonnay), Mernat de NOC (Blanco, 100 % Viognier; Tinto, coupage de Tempranillo, Syrah, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot, y Rosado, 100 % Syrah), Leyenda de NOC (el top de la gama, cuya composición varietal varía cada añada para mantener su altísima calidad) y NOC Brut.

Bodegas NOC presenta ahora la segunda añada de NOC Chardonnay 2017, un excepcional blanco elaborado, como todos los vinos de esta gama, con las uvas seleccionadas de sus viñedos propios localizados en Los Yébenes, en un suelo de grava y arcilla a una altitud de 850 metros sobre el nivel del mar y con una pendiente del 25 %.

Tras los controles analíticos, y la cata de las uvas, se decide la vendimia en su plena madurez, que se efectúa a mano en pequeñas cajas, escogiendo los mejores racimos. Tras el despalillado y prensado, el mosto va directamente a barricas nuevas de roble francés de distintas tonelerías –que se llenan con solo 180 litros de los 225 de su capacidad–, donde fermenta con control de temperatura, al estar en una nave climatizada. Al acabar la fermentación, se rellenan las barricas y comienza la crianza sobre lías. Las levaduras muertas, tras haber transformado el azúcar en alcohol –ahora llamadas lías–, se remueven periódicamente poniéndolas en suspensión. En palabras de Ignacio de Miguel, «Esto confiere al vino un carácter especial, más untuoso y su característico aroma a panadería. Las continuas catas decidirán cuanto tiempo permanecerá el vino sobre sus lías, en torno a los seis meses, cuando el equilibrio entre la fruta y la crianza se ha conseguido». Este método de trabajo, además de crear una nueva personalidad al vino, le aporta la estructura suficiente para que su crianza en botella sea más larga y positiva.

NOC Chardonnay 2017 se caracteriza por un color amarillo intenso, con reflejos dorados, un complejo aroma a panadería, miel, fruta confitada y heno. En boca, es amplio, untuoso y con un elegante recuerdo floral. La temperatura de servicio se establece entre los 9 y los 12 oC, siendo ideal para combinar con pescados, mariscos, patés, arroces, carnes blancas y todo tipo de quesos.

P.V.P.: 14,50€

bodegasnoc.com