Pancipelao, un nuevo proyecto de Tomás Gutierrez en Vallecas.

Begoña A. Novillo27/07/2020
Compartir

En los tiempos que corren, abrir un restaurante es todo un reto. De la mano de Tomás Gutierrez, Presidente de Hostelería Madrid, y con Pepe Filloa al frente de los fogones, llega a Vallecas un nuevo restaurante: Pancipelao.

Un concepto gastronómico basado en la cocina tradicional (que borda Pepe) y un equipo formado por 11 personas entre cocina y servicio. Entre sus propuestas no puede faltar su famosos Cocido en cuatro vuelcos (croqueta de pringá, sopa, garbanzos y verduras, y viandas), ratificado como Mejor Nota Media del Club de Amigos del Cocido en sus 30 años de historia (hasta Octubre, se sirve por encargo).

El carismático cocinero toledano implanta otros platos castizos que vienen de triunfar en La Clave, como sus callos a la madrileña, el conejo asado y el rabo de toro estofado a la cordobesa (Premio al Mejor Menú Mes del Rabo de Toro). Arroces (cuatro tipos: la auténtica paella, el arroz negro con sepia, el arroz con conejo y caracoles y el arroz con carabineros. Sin olvidar el arroz ciego típico del Mar Menor de Murcia) y asados (paletilla de lechal y cochinillo al estilo segoviano), son algunas otras especialidades de una carta con más de 60 referencias entre salón y terraza.

Con predilección por la materia prima nacional, barra y terraza continúan el viaje por las cocinas regionales: de la frescura de la costa andaluza (chocos gaditanos y gamba de Huelva) a la calidad de la carne norteña (cachopo de ternera asturiana y solomillo de vaca vieja gallega). Además, encontramos oreja a la plancha, cecina de león, morcilla de Burgos, mollejas de lechal, boquerones a la bilbaína, soldaditos de Pavía, caracoles en salsa, mejillones a la sartén

Completan la mesa delicias como los huevos rotos con zamburiñas y trufa, las alcachofas de la ribera Navarra del Ebro con ibéricos, las anchoas de Santoña, el salteado de boletus, el bacalao al gusto y los chipirones rellenos en su tinta...

Una veintena de clásicos componen la carta de vinos, con Reservas de gama alta como el Rioja Viña Ardanza y el Ribera Malleolus de Emilio Moro, idóneos para regar las carnes rojas. Para los arroces y pescados, el rosado Chivite Las Fincas de Arzak y los blancos Señorío de Blanca Peña, Godello y Albariño. Dando juego, el versátil Ribera Pagos de Quintana, Roble y Crianza.

El local tiene una superficie de 300 m2 y en él se integran dos salones, comedores y barra, para 113 comensales. Su terraza cubierta dispone de 34 mesas y da cabida a otras 136 personas.

Pancipelao abre de 12:00 a 24:00 de domingo a jueves, y viernes y sábado hasta las 01:30. Su ticket medio oscila en 25€, precio también del menú de fin de semana (con bebida). Entre semana hay menú del día. Su variedad de raciones y platos permite comer bien tanto para un picoteo informal, como de menú y a la carta.

C/Sierra de Alquife, 26 - Teléfono: 91 477 79 20 - pancipelao.com