Rosi la Loca, divina locura.

Begoña A. Novillo03/06/2021
Compartir

Cruzar el umbral de Rosi la Loca es entrar en un espacio colorido, divertido, lleno de vida y de buen rollo. Quizás sea la taberna de tapas más loca de la capital.

Además de cócteles (Alicia en el País de Rosi; The crazy queen...)y sangrías artesanales inspirados en un mundo de fantasía, Rosi la Loca ofrece una maravillosa e innovadora cocina mediterránea con toques internacionales llenos de matices asiáticos, árabes, nikkei, italianos…que su chef  Javier Alfaro recrea con pasión y técnica para sorprender al comensal. Propuestas como el Tataki de Atún, teriyaki, wakame y ali-oli cítrico, las Croquetas Rosi, los Fideos de udon, siracha, atún y camarones o el Arroz de Cigalas con ali-oli de algas, son algunas de sus platos más interesantes.

La decoración del espacio representa la personalidad de Rosi. Una explosión de color y locura. Diferentes artesanos han conseguido realidad este mágico espacio, dando forma a un interiorismo de fantasía, lleno de curiosidades y de secretos escondidos. Un techo cubierto de flores, lámparas traídas del mismo Paris, ilustraciones, posados, y un maravilloso hilo musical que Rosi elige para cada escena del día, son alguno de los detalles que hacen de este restaurante el rincón más instagrameable de la ciudad. Y todo ello, acompañado de una original y única vajilla diseñada por el conocido artista Piñeiro y de un equipo que con sólo su energía y su locura hacen que te traslades a un mundo de fantasía.

Rosi oye colores, huele texturas, siente sonrisas y saborea la vida…y tú ¿quieres conocer a Rosi la Loca?

rosilaloca.com