XX SALÓN de los MEJORES VINOS DE ESPAÑA DE LA GUÍA PEÑÍN

Tanino Gordo09/11/19
Compartir

20 Salones y 30 Ediciones de la guía Peñín, aún referencia vinícola para muchos profesionales y aficionados, es un acontecimiento que merece la pena reseñar. Afincado últimamente en los Pabellones de IFEMA, y en las últimas ediciones por espacio de dos jornadas, podemos encontrarnos con la mayor variedad de vinos españoles de primera calidad y que han sido puntuados por la guía con, al menos, 90 puntos. Alguien puede alegar que las ya reiteradas ausencias de personas tan importantes en el mundo del vino español como Peter Sisseck (Pingus),Alvaro Palacios (L’Ermita) o Mariano García (Mauro) puede empañar un poco el acontecimiento (incluso los Valbuena, Único y cosecha especial de Vega Sicilia no han podido ser catados en el Salón los últimos años), que las fechas vienen a coincidir con el final de vendimia de algunos productores y por ello no pueden acudir, que no existen grandes apuestas por vinos naranjas, naturales, biodinámicos, etc.,pero…… como dijo Jack Lemmon al final de la famosa película: “Nadie es perfecto”.


Más de 1.600 vinos presentes correspondientes a 320 bodegas de 67 zonas productoras (en España actualmente hay 92 D.Os) repartidas en 239 mesas es un número realmente inabarcable para cualquier asistente al Salón incluso acudiendo los 2 días que no fue mi caso.. Partiendo de los vinos que alcanzaron la máxima puntuación de la guía hasta la fecha (99 puntos) (¿Por qué aún no se atreven con los 100 como hacen las revistas extranjeras más significativas del mundo del vino?) iré bajando, y sin atender a puntuaciones mencionaré algunos vinos probados que me llamaron la atención por uno u otro motivo.


Los vinos que en esta edición alcanzaron los 99 puntos fueron: el Reliquia amontillado de bodegas Barbadillo, el cava Gramona Celler Batlle 2005, el blanco de Rafael Palacios en ValdeorrasO Soro 2.016, el blanco fermentado en barrica Chivite colección 125 2005 y dos tintos: uno del Priorat de la bodega Terroir al Limit Les Manyes 2016 y de la misma añada el Rioja de Marcos Eguren La Nieta. Dentro de los vinos que alcanzaron los 98 puntos destacar entre los tintos dos de Telmo Rodriguez: Las Beatas 2016, la añada anterior 100 puntos Parker, y el blanco de Remelluri 2016, así como el Canta la Perdiz 2015 de Jorge Monzón y el 1902 Centenary Carignan 2015 de la bodega Mas Doix en el Priorat. También alcanzó esa puntuación el vino que ganó el premio Revelación que fue el Arzuaga Albillo Mayor 2007. Aquí creo que existe una cierta polémica pues, aunque es de destacar un vino blanco de esta variedad con tantos años de crianza, a uno no le pareció un “vino tan grande” y quizás haya alcanzado este galardón al coincidir que se haya aprobado este año la utilización de esta variedad dentro de la D. O. Ribera del Duero. Desde hace años un vino como el de Alberto Dorado (D.O. Rueda y 95 puntos), completamente diferente pues aquí se trata de un vino bajo velo de flor, me parece mucho más interesante, si bien …es verdejo.


De otros vinos tintos con menor puntuación que tuve ocasión de probar destacaría los consabidos Riojas de Artadi, Benjamín Romeo, Roda, Ygay, Macán, la mejora observada por los vinos de Marqués de Vargasy sobre todo, el Rioja Alta Gran Reserva 904 2.010, el 890 no estaba disponible. Un gran vino de una gran añada a un precio más o menos asequible (unos 43 €). En Ribera del Duero, los Dominio del Águila, Carmelo Rodero, Viña Sastre, Vizcarra, Corimbo, etc.,. De Toro el Thermantia-2011 y el Numanthia-2015.De Navarra los dos de DomainesLupierLa Dama y el Terroir, del 2.016 en ambos casos, Del Priorato probé toda la gama de Vall Llach de la añada 2017 y me parecieron bastante interesantes y equilibrados. De Ronda (Málaga) la bodega Cortijo de los Aguilares aparte de su renombrado Pinotnoir tenía un mismo vino, Tadeo 2017, fermentado en barrica y en tinaja y su comparación me resultó más que interesante. Así como las garnachas del Pago de Aylés que en Aragón elabora Jorge Navascués actual enólogo de Contino (Rioja) y entre las que destaca “Tres de 3.000”. De entre los pocos blancos que tuve ocasión de degustar he de destacar el Pazo de Señorans sección de añada 2010 y el parcelario y cuvée especial de Jose Pariente o el Malcorta y el dulce de Invierno de Javier Sanz en Rueda. Viejos conocidos que nunca fallan. Como tampoco lo hacen los cavas de Gramona, Recaredo, Raventós o Torelló. Dentro de los para mí menos conocidos, destacar los de Parés Baltá.


Capítulo aparte merecen los vinos de Jerez y Montilla - Moriles representados en este Salón por las bodegas de Alvear en este último caso y por Alvaro Domecq, extraordinarios los 1730 VORS,Barbadillo, ya destacado por su Reliquia, y Lustau con una amplia gama entre los que destacaría el Palo cortado de Cayetano del Pino y el Amontillado de Almacenista Antonio Caballero y sobrinos.


Seguro que se me ha escapado mencionar varios vinos, que no he dado con apreciar referencias menos conocidas y novedosas por uno u otro motivo, pero espero que sirva como breve resumen de lo que fue este Salón con edición conmemorativa redonda y que espero pueda alcanzar muchas más ediciones a las que intentaré no faltar.