TAANUG, EL EMBLEMA KOSHER DE BODEGAS PINORD

Begoña A. Novillo06/06/2020
Compartir

Bodegas Pinord, con sus más de 150 años cumplidos, es una de las bodegas más clásicas de la zona del Penedés. A la elaboración de sus vinos y cavas con los métodos tradicionales y artesanales de sus antepasados,​​ se une la tecnología más puntera y un exigente equipo de profesionales. Generación tras generación, la filosofía de la familia Tetas se resume en: tradición familiar, espíritu pionero e innovador, amor por la tierra y pasión por el buen vino. El resultado, unos vinos elegantes, bien elaborados, diversos y con precios de lo más competitivos.

En los últimos años, Bodegas Pinord se ha establecido en otras D.O. y ha apostado por la agricultura ecológica o los vinos Kosher . Precisamente entre sus vinos más novedosos encontramos estos últimos:

Los vinos Kosher

Este es el término con el que se designan los alimentos y bebidas elaborados según los requisitos de la religión judía. El término procede del yidish (judío o hebreo) y significa “puro”. Seguro que muchos de vosotros no sabrá exactamente qué diferencia hay entre un vino kosher y otro que no lo es, y la verdad es que la diferencia radica fundamentalmente en el proceso de cultivo, el cuidado de las cepas, la cosecha, la elaboración, la crianza e incluso el embotellado; todo ello debe ser supervisado por una persona cualificada, por lo general, un rabino y, algunas de las condiciones que se deben cumplir son: la viña debe contar con una edad mínima de cuatro años; la vendimia tiene que ser manual, selectiva y escrupulosa, aceptando sólo uvas sanas, enteras y en estado óptimo de maduración; sólo el rabino puede realizar la manipulación y el prensado y, la vinificación sólo se puede realizar en cubas de acero inoxidable. Las botellas deben ser nuevas y de fabricación supervisada, que el rabino marcará con el sello Kosher que acredita su elaboración.

Pero, en realidad, el vino Kosher no tiene diferencias en boca o en las variedades de uva utilizadas con respecto a otros vinos, la importancia radica en la comprobación y la certificación del rabino que el vino ha cumplido los requisitos exigidos para la elaboración Kosher.

Bodegas Pinord aboga por estos vinos y nos los ofrecen en diferentes versiones englobados en la marca Taanug. Hoy os hablaré de los 2 que más me gustan:

TAANUG CAVA

Elaborado y fermentado por separado con las variedades Macabeo, Parellada y Xarel-lo, el coupage y la segunda fermentación se realizan en botella durante más de doce meses. Los depósitos o tanques de acero inoxidable se han limpiado, llenado con agua cada 24 horas, durante 3 días y cada depósito ha sido sellado, firmado y estampado con el tampón “Kosher” dos veces. Las vendimias son hechas manualmente y, toda la manipulación en la bodega desde el prensado y fermentado (con levaduras ”kosher for passover“), hasta el filtrado, el enfriamiento, la clarificación y el embotellado, han sido llevadas a cabo por un rabino.

Taanug Cava es de aspecto brillante y color amarillo paja pálido, con un considerable desprendimiento de burbujas pequeñas y medianas. En Nariz el aroma es intenso con carácter propio. En Boca resulta franco en el paladar, con aromas frutales propios de la crianza en botella. Resulta suave, sedoso y fresco, manteniendo su persistencia en boca durante largo tiempo. Me encanta para acompañar asados, carnes grasas y arroces.

TAANUG CABERNET MERLOT CRIANZA

Elaborado con Cabernet Sauvignon y Merlot, el resultado es un vino tinto fermentado y macerado durante unos 15 días. Una vez realizado el coupage, pasa unos meses en barrica, para descansar luego un tiempo en botella. Los depósitos o tanques de acero inoxidable se han limpiado y llenado con agua cada 24 horas, durante 3 días. Cada depósito es sellado, firmado y estampado con el tampón “Kosher” dos veces. Las vendimias son hechas manualmente, y toda la manipulación en la bodega desde el prensado y fermentado (con levaduras ”kosher for passover“), hasta el filtrado, el enfriamiento, la clarificación y el embotellado, ha sido llevada a cabo por un rabino.

A la vista destaca el color cereza picota y violeta intenso. En Nariz destacan aromas de frutas rojas: zarzamoras, casís y arándanos y un toque de tostados que denota su paso por barrica. En Boca, es potente y con cuerpo. La fruta se mezcla con los taninos, transmitiendo una sensación de fuerza. Larga persistencia en boca. Me encanta para acompañar carnes rojas, quesos, patés y embutidos.

Dos apuestas distintas pensadas para que paladares inquietos descubran nuevas experiencias sensoriales. ¿Te atreves con un vino Kosher?