El mediterráneo llega a Madrid de la mano de Tria Restaurante Cuatro Torres.

Begoña A. Novillo27/01/2022
Compartir

Tria Restaurante Cuatro Torres acaba de asentarse a los pies de los rascacielos de Madrid de la mano de José Antonio García, chef ejecutivo de la firma con más de 25 años de experiencia en fogones nacionales e internacionales. Y viniendo de Levante, su cocina no podía centrarse en mejores sabores que los mediterráneos, con especial atención en unos arroces que el profesional equipo de cocina clava en sabor y punto. Un local espacioso, grandes cristaleras y un toquec de lo más elegante, dan paso a una cocina muy bien ejecutada que enamora.

La prueba de fuego es la Paella valenciana, y esta, con su conejo y garrofó, ya merece la visita… pero también la de rape con alcachofa y gambas, el Arroz del Senyoret con carabineros; los melosos, como el de pato y setas, el de galeras con ñora y ajitos o de bogavante; el A banda o alguna de sus Fideuás, también con ingredientes del mar y del campo. Hasta 13 diferentes arroces componen esta sección de la carta que siempre requiere un mínimo de 2 personas por especialidad. Pero ojo, que nos hemos ido directamente al corazón de la carta saltándonos unos entrantes, algunos con un toque asiático muy interesante, que más que mención, requieren visitas reiteradas para ir probándolos todos: Sepia con picada de perejil y ajo, Calamar a la plancha con vinagreta de almendra, limón y cebollino, Mejillones estilo Thai o al vapor, las clásicas Croquetas de jamón ibérico, Pulpo a la brasa con trintxat de patata y pak choi, un Steak tartar de solomillo ecológico o un delicioso Tataki de atún con guacamole de wasabi y tomate dulce con pistachos que una vez se prueba, no faltará en futuras comandas. Entre los principales, 3 pescados y 5 carnes, los justos para no hacer más difícil una elección que siempre será acertada. De los del mar: rodaballo, salmón o una Corvina con trintxat ibérico y jugo del asado que sabe a campo y a gloria…; de los de pasto, decir que las carnes llegan de Galicia y son espectaculares. No hay más que probar su melosa Costilla de ternera gallega a baja temperatura con Teriyaki, que se cuece al horno durante 24 horas cubierta en un fondo de huesos antes de glasear con la salsa.

Importante reservar hueco a postres como la Sopa de chocolate blanco y yogur con bizcocho de maracuyá y mango, la Lasaña de piña y jengibre con crema caramelizada y helado de coco o el Chocolate en texturas; y prestar atención a la interesante carta de vinos, con cerca de 70 referencias con diferentes D.O. y D.O.Ca. (Rías Baixas, Rueda, Jumilla, Toro, Madrid, Cataluña, La Rioja, Priorat…). Tintos, blancos, espumosos y de aperitivo, donde no faltan los jereces.

Cuando llegue e buen tiempo, podremos disfrutar de su magnfica terraza al aire libre que invita al afterwork para relajarse y desconectar con los compañeros, amigos y unas copas a partir de 8 €, e incluso se puede reservar cualquier zona para eventos privados.

triarestaurante.es