Tussío 2020, un vino de mar con personalidad cántabra.

Begoña A. Novillo26/04/2022
Compartir

En la localidad de Ruiloba, al Oeste del litoral de Cantabria, está ubicada Bodegas Miradorio, uno de los pocos proyectos vinícolas que se enfrentan a la brava e imponente -pero también cautivadora- influencia del mar Cantábrico.

Y fue precisamente frente a ese mar, en San Sebastián, donde nació en 2013 este sueño familiar alrededor de una mesa con una botella de txakoli recién descorchada. Poniendo la vista en los espectaculares viñedos de Getaria (Gipuzkoa), el matrimonio formado por el tolano Gabriel Bueno y la donostiarra Esther Olaizola se propusieron replicar ese concepto de vinos atlánticos en Cantabria, donde no existen bodegas con sus viñedos mirando al mar. “Miradorio es el proyecto de cinco amantes del vino que quisieron rescatar una tradición perdida en Cantabria desde el siglo XIX, explica Esther Olaizola.

Para ello dieron con el enclave perfecto en Ruiloba, pueblo marinero con costas salvajes anclado entre las más turísticas villas de Comillas, San Vicente de la Barquera o Santillana del Mar. El proyecto se inició con dos variedades de vid que recogen la esencia de la costa cantábrica, desde Galicia hasta el País Vasco: la reconocida Albariño, de moda en medio mundo, y la más discreta Hondarrabi Zuri, base del txakoli vasco. Ambas uvas se adaptan perfectamente a la fuerte influencia del viento del norte y a la bravura que viene del mar, que aportan a sus vinos mayor acidez y salinidad y los dotan de esa peculiar y casi desconocida personalidad cántabra. A ellas se sumaron dos variedades menos obvias y más personales como la Godello y la Riesling, que combinadas con las anteriores aportan a los vinos de Miradorio matices de sabores y aromas probablemente únicos.

Siguiendo los pasos de Mar de Fondo, buque insignia de Bodegas Miradorio, Tussío nace de la combinación de las variedades Hondarrabi Zuri (70%) y Albariño (30%) provenientes de 3.200 cepas de los viñedos Tussío y El Castillo. Esta referencia se presenta como la propuesta más desenfadada del proyecto Miradorio, con una fuerte influencia del Cantábrico que lo convierte en un vino fresco y aromático, con marcada personalidad y un color amarillo limón brillante. En boca desvela esencia de fruta combinada con una acidez controlada que inmediatamente te hace salivar y te proporciona una agradable frescura.

Dentro de la Indicación Geográfica Protegida Costa de Cantabria, Tussío, de Bodegas Miradorio, se convierte en una interesante propuesta, ideal como aperitivo, perfecto para maridajes con pulpo o mariscos o, incluso, una excelente opción para compensar la grasa de recetas tradicionales como, por ejemplo, el cocido montañés.

Las siete hectáreas de parcelas montañosas de Bodegas Miradorio, ubicadas entre Ruiloba y Santillana del Mar, suponen un trabajo vinícola heroico e incluso, en algunas ocasiones, hasta arriesgado debido a los acantilados situados a menos de 20 metros del mar con pendientes de hasta un 35%.

En contrapartida, este esfuerzo y cuidado extremos dan como resultado una calidad e intensidad excelentes en la uva, que sobrepasa las inclemencias de la región con vinos más salinos, más refrescantes y más aromáticos.

PVP: 9,00€

miradorio.com