Nos vamos de tardeo a Virrey

Begoña A. Novillo14/02/2023
Compartir

El tardeo está de moda y en Virrey está ligado al Cantábrico y a la mejor materia prima. De 17 a 20 horas, han ideado una carta exclusiva de barra en la que el productazo es protagonista indiscutible.

Al cruzar sus característicos toldos verdes, el azul de sus tapizados, el entelado de sus techos, la madera noble de sus paredes y el blanco de sus manteles, se proporciona una sensación de estar entrando en un mundo que ya no existe pero que, al conocerlo, se entiende lo necesario que era hacerlo regresar.

Preside la sala central y divide el espacio, una barra a dos alturas, de mármol blanco y donde el azulejo art decó deja bien claro que en Virrey cada detalle se ha tenido en cuenta. Los colores escogidos, granates, verdes, mostazas y azules contrastan con el veteado de la madera, evocan los paisajes cántabros y da pistas de que la experiencia va a ser un recorrido gastronómico con mucho sabor a mar. Desde su expositor saludan los más frescos pescados salvajes del día, como el virrey que da nombre al restaurante o los bígaros asturianos frescos, difíciles de encontrar en la capital.

En la exclusiva carta de tardeo encontramos propuestas como la gilda xxl, ideada por el chef Carlos Fernández Miranda, de boquerón, anchoa, atún en sashimi y bacalao, que provoca un baile de sabores difícil de olvidar; el pepito de merluza gallega rebozada, el bocadito de sardina con piparras, el pepito de solomillo de ternera gallega o el de mejillón con su mayonesa de escabeche hablan de verdad, de producto y de conocimiento de su cliente. El pincho de tortilla, con huevos gallegos, se convierte también en una merienda perfecta, para ello se puede acompañar con el ya famoso pan con mantequilla de Virrey, donde el toque de horno perfecto es el secreto del chef.

Tanto disfrute merece acompañarse de una copa de espumoso a la medida, como un cava Rimarts Gran Reserva 40 meses del 2017, con sus aromas de fruta madura, tostados y frutos secos o acertar con una elección francesa como el champagne Veuve Clicquot Yellow Label, cosecha emblemática, caramelizada en boca con retrogusto de avellana. Sus blancos transitan entre las D.O. Rías Baixas, Valdeorras, Ribeiro o Monterrei entre otras, siempre tan frescos en boca o sus tintos de La Rioja, El Bierzo o Ribera del Duero, con amplia selección de etiquetas donde escoger.

El tardeo nunca fue tan apetecible.

virreyrestaurante.es