Zalacaín: Un clásico de lo más moderno.

Begoña A. Novillo14/05/2020
Compartir

Cerca de cumplir el medio siglo, Zalacaín sigue de plena actualidad. Corría el año 1973 cuando salía al mercado uno de los álbumes de la historia de la música "The Dark side of the moon" (Pink Floyd) y, al mismo tiempo, nacía un restaurante con aire afrancesado llamado Zalacaín, en homenaje al personaje de Pío Baroja, bajo la tutela de Jesús María Oyarbide. La música de los ingleses me sirve de inspiración para hablar de un restaurante que marcó historia al ser el primero en conseguir 3 estrellas Michelin en 1987 y que a día de hoy se ha renovado por completo pero manteniendo la esencia que lo hizo grande.

Lo primero que sorprende nada más traspasar su umbral es la luminosidad; ésta, cobra un protagonismo indiscutible y se convierte en la aliada perfecta en un espacio, diseñado por el equipo de "La Finca Arquitectura y Diseño", en el que los tonos grises y metalizados campan a sus anchas por un espacio pensado para ser único e impactar a la más curiosa de las miradas. Su aforo es de 110 personas y cuentan con tres reservados llamados como las mujeres que pasaron por la vida de Zalacaín: Catalina, Linda y Rosita, todos ellos con vistas a un fantástico jardín.

El concepto gastronómico de Zalacaín sigue basándose en la excelencia del producto, la cuidada elaboración y una soberbia presentación, tres pilares fundamentales de un gran restaurante. La carta se divide en "Entradas", "Carnes y Aves" y "Pescados", y se presentan en raciones y medias raciones, una gran idea si lo que se quiere es probar diferentes platos. De su propuesta gastronómica se hace cargo Julio Miralles, un joven chef curtido en los fogones, que propone una carta repleta de grandes clásicos -Pequeño Búcaro Don Pío (1973), Ravioli relleno de setas y foie con salsa de trufa (1975) o el Steak Tartare con patatas soufflé que preparan en mesa (1973)- entremezclados con nuevas propuestas como la Sopa de cebolla, el Bombón de Cóctel o el Pulpo asado con crema de parmentier.

El equipo de sala, tan importante en cualquier restaurante, en Zalacaín es de Sobresaliente; al frente del mismo se encuentra Carmen González, grandísima profesional con un bagaje de lo más intenso y primera mujer que maneja la sala y, además, con sobrada eficiencia. Con ella, nos encontramos a tres metres, cinco jefes de rango, un barman, seis ayudantes de camarero, un sumiller y una hostess.

La carta de vinos, que incluye más de mil referencias entre tintos, blancos, espumosos, dulces y generosos, sigue la estela que marcó el gran Custodio López Zamarra pero actualizada y revisada por el sumiller Raúl Miguel Revilla, quien le ha aportado actualidad y frescura.

Zalacaín es un clásico que se ha renovado por completo pero que no ha perdido su personalidad. Un imprescindible en tu agenda.

restaurantezalacain.com

Calle Álvarez de Baena, 4 - Tfno: 91 561 48 40.